Fotografía Corporativa: 5 consejos que no debes dejar pasar

La fotografía corporativa sigue siendo una gran herramienta comunicativa en plena era digital

La fotografía corporativa ha sido durante muchos años una de las mejores herramientas comunicativas para empresas de todo tipo. Retratar rincones, detalles y personas ha sido desde hace décadas una técnica corporativa relevante en las estrategias de marketing de muchos negocios de cualquier clase y tamaño. La fotografía ha permanecido como instrumento importante en el proceso de captación y fidelización de clientes gracias a las cualidades estéticas y de valores que puede transmitir una buena toma. Trípticos, folletos, revistas corporativa, publicidad estática… Muchos han sido los canales existentes para expresas en certeras imágenes valores tangibles e intangibles para las empresas. Unas buenas fotos de las instalaciones y recursos materiales pueden condicionar la decisión de un potencial cliente que necesita de servicios muy específicos. Unas imágenes acertadas de los procesos de trabajo pueden denotar que en ese lugar se trabaja con seriedad y minuciosidad. Una gran serie de fotografías de producto pueden ser la principal llave para aumentar las ventas.

La evolución de los medios digitales no ha restado ni un ápice de importancia a la fotografía corporativa. Es más, esta época ha democratizado el reportaje gracias a la tecnología de la fotografía digital desde múltiples dispositivos. Una imagen cotidiana captada desde un smartphone puede ofrecer resultados muy impactantes para los balances de un negocio gracias a las redes sociales, pero no conviene olvidar que la “viralidad” es algo completamente impredecible y muy difícil de conseguir sin los medios y estrategias de marketing adecuadas. Cualquiera puede obtener buenas imágenes que transmitan la filosofía de un negocio, del mismo modo que cualquiera puede instalar un enchufe. Pero hay que estar cualificado para preparar una instalación eléctrica doméstica que cumpla todos los criterios de seguridad.

El proceso de comunicación corporativa fotográfica no acaba en la obtención de tomas. La captación de una imagen es el factor más decisivo, pero conviene conocer todos los procesos para sacar el máximo rendimiento a una serie que hable de nuestra empresa. Te ofrecemos ahora algunas de los aspectos clave que hoy en día son muy relevantes en la fotografía corporativa.

 

  1. Naturalidad

No hay forma más directa de mostrar unos valores corporativos que mostrar en imágenes como se trabaja. Este es un ejercicio que los nuevos códigos comunicativos imponen de forma casi obligatoria. Si una empresa “produce” algo y lo hace bien debe mostrarlo al mundo. La competencia ya lo habrá hecho antes. Y no se necesita componer escenas con figurantes y construir un set para la ocasión. Aunque un centro de trabajo no resulte un ejemplo de estética un buen trabajo profesional es capaza de mostrar lo mejor de los procesos de producción adaptándose al máximo a las condiciones imperantes. Y los mejores figurantes son los trabajadores que habitualmente gestionan esos procesos. La cultura audiovisual de los consumidores de hoy les permite distinguir fácilmente entre la realidad y la impostura. No recrees un lugar idílico, muestra a tu gente haciendo lo que hace muy bien.

 

  1. Transparencia

En el punto anterior ya hablábamos de transparencia, pero la mayor muestra de transparencia que puede hacer una empresa a través de la fotografía corporativa es mostrar a sus máximos responsables. Este es un ejercicio imprescindible en la comunicación corporativa actual. Es una simbiosis necesaria entre los conceptos de “marca personal” de responsables y directivos interactuando con el concepto de “cultura corporativa”. Los máximos responsables no solo deben hablar al público, también deben mostrarse como son, literalmente hablando. El retrato fue la primera gran aplicación que se le atribuyó a la fotografía allá a finales del siglo XIX. Hoy sigue teniendo una importancia capital. Una empresa son las personas que la forman, y los responsables deben ser los rostros visibles.

 

  1. Producto

La fotografía de producto es una de las disciplinas de mayor complejidad técnica. Conseguir buenas imágenes en este género requiere ya no solo de unos medios muy específicos: también es necesario un dominio completo de todas estas técnicas, ya sean de iluminación, de composición, de elección de las ópticas, etc. La fotografía de producto es imprescindible si tienes que vender algo tangible que posea un componente estético importante. Recuerda que también a la hora de realizar una comprar una imagen puede valer más que mil palabras. Una mala fotografía en una tienda online puede echar al traste la venta de un gran producto, por muy buenas críticas que reciba. En este escenario es probable que busquemos lo mismo en la competencia y encontremos una imagen mejor que decida la compra. Y el comprador ya estará fuera de tus dominios ¿Volverá?

 

  1. Revelado

Sí, en la fotografía digital también existe el proceso de revelado, y es igual de relevante que el trabajo que se hacía en cuartos oscuros con luces rojas en la era analógica. La fotografía profesional utiliza en las sesiones formatos de archivo sin compresión que ofrecen la máxima calidad incluso para impresiones de gran tamaño. Estos formatos, conocidos como RAW, deben ser sometidos a un proceso de revelado digital a través de softwares específicos. Conviene no confundir este proceso con el de retoque, que es efectuado sobre la fotografía ya revelada. Un óptimo proceso de revelado permite mejorar la calidad de la imagen conservando todos los matices originales, desde la exposición hasta el balance de blancos. Y esto debe hacerse sobre la imagen sin comprimir para que este proceso cumpla con los estándares de calidad que requiere un buen reportaje corporativo.

 

  1. Redes Sociales

Las redes sociales de ha convertido en el principal canal de difusión de muchas empresas en cuanto a comunicación corporativa. Cada red social tiene sus propios códigos comunicativos y sus propios tempos. Esto también afecta a los formatos fotográficos. Desde plataformas puramente enfocadas a la imagen como Instagram o Pinterest a otras en las que la fotografía tiene un peso muy relevante, como Twitter y Facebook. Cuando se realiza un trabajo de fotografía corporativa que se va a difundir por múltiples canales hay que tener muy en cuenta la composición, el formato adecuado para cada red social en la que se está presente, el estilo que funciona en cada una de ellas para cumplir con los objetivos comunicativos deseados, y otros muchos más factores. Estos  aspectos deben estar perfectamente planificados para aprovechar al máximo la inversión en tu reportaje corporativo.

 

Si te animas a mostrar tu negocio tal como es desde CFMedia podemos echarte una mano. Recuerda que también a la hora de publicitarte “la primera impresión” es vital.

Suscribete a CFMedia TECHNO

Lo último en CFMediaTECHNO:

CFMedia
Share
This

Post a comment