RFID: tecnología para nunca perder el control

RFID. Las siglas anglosajonas de Identificación por Radiofrecuencia. Esta tecnología lleva muchos años entre nosotros: todos nos hemos sonrojado cuando a la salida de un supermercado o una tienda hemos hecho saltar la estridente alarma antirrobo situada a la salida de estos establecimientos. Estas famosas “alarmas” son unos simples transmisores y receptores que cuando establecen comunicación desencadenan un intercambio de datos. En este embarazoso caso, este intercambio desencadena la activación de los sistemas visuales y acústicos que delatan un “presunto” hurto. Pero RFID nació oficialmente mucho antes, y tuvo sus primeras aplicaciones como herramienta de espionaje durante la II Guerra Mundial.

¿Pero cómo funciona RFID?

La filosofía de almacenamiento de RFID es relativamente sencilla. La Identificación por Radiofrecuencia se basa en el establecimiento de transmisión y recuperación de datos entre dos o más dispositivos separados físicamente. La finalidad de esta conexión es establecer la posición exacta de un determinado objeto o individuo equipado con un receptor. Esta funcionalidad permite conocer en tiempo real si este receptor está modificando su ubicación física.

El receptor RFID  contiene los datos de identificación del objeto o persona portadora, y emite una señal de ondas con este identificador. Esta señal es captada por un elemento lector, que transmite a su vez toda la información recibida a la aplicación de software diseñada ad hoc para cumplir las necesidades requeridas.

El elemento más conocido como receptor RFID es el adhesivo, de aplicación muy extendidas en aplicaciones comerciales como el control del stock, las alarmas antirrobo o el rastreo de individuos que lleven la etiqueta en alguna de sus prendas.

Ventajas de RFID respecto a otros sistemas de trazabilidad

El sistema de rastreo remoto más conocido sea tal vez el código de barras. Este soporte permite almacenar muy poca información, pero es una solución muy óptima y barata para implementar una cantidad pequeña de datos. Los códigos de barras y sus lectores intercambian datos a través de infrarrojos, una solución muy práctica incluso para distancias apreciables, pero con el gran inconveniente de que no puede salvar las barreras físicas. Esta es precisamente la principal ventaja de RFID: la radiofrecuencia salva grandes distancias y obstáculos. Otros sistemas como el Bluetooth tienen una respuesta muy buena en distancias considerables, pero requieren medios materiales muy costosos y con gran consumo de energía. Por estos motivos RFID es una de las mejores opciones para la trazabilidad y la monitorización, y también la que ofrece una mejor relación costes-rendimiento.

Principales aplicaciones de los sistemas de identificación por radiofrecuencia

RFID se convierte en una gran herramienta para múltiples usos empresariales. Su versatilidad permite configurar aplicaciones de software personalizadas en función de las necesidades de trazabilidad que requiere la actividad:

  • Implementación de la tecnología de internet integrada con sistemas RFID
  • Captura de datos automática de de objetos y personas
  • Lecturas rápidas y precisas sin visión directa
  • Centralización de datos de stock. En estructuras deslocalizadas
  • Inserción en tiempo real  de datos en  ERP sin actuación de operarios
  • Optimización de procesos de inventario
  • Reducción de la manipulación de stock
  • Mejora de rendimiento de los procesos de reposición

En resumen, RFID permite conocer en todo momento la situación de objetos o de personas a las que haya que someter a monitorización de movimientos. La implementación adecuada con otras tecnologías y aplicaciones de software abre un abanico de posibilidades muy amplio para el incremento de la productividad en ciertos sectores.

RFID aplicado a los negocios

Aquí van algunas de las actividades en los que RFID puede ser una herramienta de incalculable valor:

  • Residencias y geriátricos: con la identificación por radiofrecuencia se simplifican los protocolos de monitorización, evitando situaciones desagradables de extravíos o conductas anormales. La tecnología RFID permite también establecer controles biométricos como detección de incontinencia
  • Oficinas con gran cantidad de material fungible susceptible de ser usado por muchos trabajadores. RFID permite un control exhaustivo para evitar las pérdidas y las sustracciones
  • Actividades con gran volumen de trabajo en lavandería: hospitales, centros de día, colegios, etc. RFID optimiza los procesos de control y almacenaje de las prendas
  • Almacenes con gran volumen de stock: la identificación con radiofrecuencia permite simplificar los procesos de búsqueda y movimiento de objetos, minimizando la intervención del personal en labores de registro y seguimiento
  • Negocios que requieran inventario constante: con RFID aumenta la productividad de los procesos de control y reposición de stocks

En CFMedia le ofrecemos soluciones verticales RFID aptas para todos estos sectores. Abarcamos todas las fases necesarias para que su negocios incremente su productividad gracias a esta tecnología: consultoría, desarrollo, instalación, integración y soporte.

Publicado en rfid, Servicios y etiquetado , , , , .